Frenar la violencia policial a través del control comunitario
volume:  
volume 36
issue 1
febrero de 2015
imagestuff

$5,100 millones en equipo militar se ha transferido a las agencias de cumplimiento de la ley bajo el programa 1033 del gobierno de EEUU. (Foto: Jonathan Gibby/Getty Images)

Seamos directos: Estas medidas no erradicarán la violencia de la policía, la cual sólo terminará cuando termine el sistema que la necesita para proteger la propiedad privada y para subyugar a los trabajadores y oprimidos. Pero significarían una enorme diferencia para la supervivencia de las comunidades negras y latinas, para la seguridad de los huelguistas y manifestantes, para las vidas de los jóvenes, y para la restauración de las libertades civiles.

1. Establecer juntas civiles electas de control policial, independientes de la policía, del fiscal de la ciudad y de los políticos. Las juntas deben contar con la autoridad para investigar y despedir a los policías y para cambiar las políticas y procedimientos del departamento. Cada una debe ser complementada por un fiscal especial independiente electo que cuente con poderes de citación completos y con acceso a los sitios de tiroteos.

2. Desmilitarizar. Proteger a sus manifestantes locales y hacerle la vida difícil a un especulador en armas: detener el flujo de armas de guerra del gobierno federal a la policía local.

3. Requerir que la policía viva en las comunidades a las que se supone que deben servir. De lo contrario, no existe ni siquiera una esperanza de responsabilidad o de entendimiento. En Minneapolis, el 94 por ciento de la fuerza vive fuera de la ciudad. Darren Wilson vive en Crestwood, un pueblo en su mayoría de blancos a media hora de distancia de Ferguson.

4. Sacar a la policía de las escuelas. Los niños de 11 y 12 años y de menos edad están recibiendo multas y se les está arrestando por comportamiento que antes implicaba que se les enviara a la oficina del director — o por ninguna falta en absoluto. ¡Hay que cerrar el flujo de paso de la escuela a la cárcel!

5. Dejar de utilizar a los policías como agentes de recaudación para financiar los gobiernos municipales. Los altos niveles discriminatorios de retenes de tráfico en las comunidades pobres producen multas inasequibles, tiempo en la cárcel por falta de pago, licencias suspendidas y la pérdida de puestos de trabajo debido a los arrestos.

This article in English / Este artículo en inglés


Vea también:

Rebelión y represión desde Ferguson hasta Ayotzinapa

Raíces de la explosión en Ferguson — y el siguiente paso para el movimiento

México: el major crimen político en décadas

No hay justicia sin cambio radical