La difícil batalla para liberar a Nestora Salgado
Fred Hyde
volume:  
volume 35
issue 2
abril de 2014
imagestuff

Nestora Salgado, al frente y al centro. Foto cortesía de José Ávila

Nestora Salgado es ciudadana naturalizada de los Estados Unidos y líder indígena en su pueblo natal de México, Olinalá, Guerrero. El verano pasado, las autoridades mexicanas la encarcelaron debido a falsos cargos relacionados con su función de líder electa de la policía comunitaria de Olinalá, la cual defiende a la gente contra los violentos carteles de las drogas y contra los funcionarios corruptos.

La campaña de bases para liberar a Nestora es parte de una cruenta batalla contra el neoliberalismo. Durante las últimas décadas, EEUU ha participado en muchos planes, tratados y alianzas con México con el fin de abrir los mercados para EEUU garantizando así los suministros de petróleo y, supuestamente, para combatir el narcotráfico. La realidad es que la “Guerra contra las drogas” de Washington ha servido para proteger las ganancias de las corporaciones transnacionales y de los bancos extranjeros, incluyendo miles de millones de dinero lavado del tráfico de drogas.

Como observó el historiador marxista James Cockcroft en su más reciente libro sobre México, el verdadero blanco de estas alianzas entre México y EEUU son “los inmigrantes, los nativos, la resistencia guerrillera, los disidentes políticos y los movimientos sociales que protestan contra las corporaciones transnacionales que se apropian el agua y que causan contaminación minera”.

Represión y desafíos. Los EEUU quieren que haya estabilidad en México, cuestión que el Gobierno mexicano ha sido incapaz de lograr a pesar de los más de $350 millones en ayuda de EEUU el año pasado. Por eso, el presidente Peña Nieto ha recurrido a enviar a miles de tropas federales a Guerrero y a otros estados que tienen una historia de insurgencia indígena. Con el apoyo del gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, organizaron un operativo policial en agosto pasado que barrió a líderes del movimiento policial comunitario en Guerrero, incluyendo a Salgado.

Entre otras medidas de represión en el pasado se encuentran el asesinato y desaparición de activistas de la oposición y de gente común también. Esta vez, la población civil está formando grupo de autodefensa y eligiendo a fuerzas policiacas con base comunitaria, llamadas “comunitarios”. A pesar de los intentos del Gobierno de suprimirlos y controlarlos, están expulsando de sus ciudades y pueblos a criminales del cartel, a políticos corruptos y a la policía venales. Los comunitarios siguen realizando manifestaciones masivas con la demanda de “¡Liberación inmediata!” para Nestora y los otros arrestados junto con ella.

La libertad de Nestora depende de todos nosotros. La organización para oponerse a este encarcelamiento injusto ha causado una mayor colaboración entre grupos izquierdistas de los EEUU y México y más allá . También ha mostrado respeto por los derechos de las mujeres y de los indígenas defendiendo a una mujer independiente de color y desafiando los prejuicios de género y raza que nos dividen.

Nestora es una prisionera política. Sus prospectos para recibir un juicio justo son escasos. Esto es obvio debido a la manera en que el fiscal ha acumulado falsos cargos contra ella. Por ejemplo, 50 cargos de secuestro y alegatos de dirigir una “conspiración criminal”. Mientras tanto, los funcionarios de EEUU no han hecho nada para liberarla.

La residencia de Nestora está en Renton, Wash., justo fuera de Seattle. Recientemente, la campaña ha recibido un gran apoyo del movimiento laboral de EEUU, incluyendo el Consejo Laboral del Estado de Washington, que representa a 400,000 miembros; el Consejo Regional de Carpinteros del Pacífico Noroeste; el consejo de sindicatos de la construcción de Seattle/Condado King; Concilio 28 de la Federación Americana de Empleados Estatales, de Condados, y Municipales; y coaliciones de sindicalistas de negros y de mujeres. Esto ha animado a los sindicatos mexicanos a que se sumen al movimiento.

Miembros de la familia de Nestora hablaron en numerosos eventos y manifestaciones celebrando el Día Internacional de la Mujer, en que leyeron los saludos de Nestora. Reporteros de varias organizaciones convencionales de noticias de México entrevistaron a su hermana Clotilde.

Este apoyo y publicidad ha logrado algunas mejoras en el tratamiento de Nestora en la cárcel. Sin embargo, se necesita más presión para sacarla de la cárcel. Los defensores de Salgado necesitan presionar al secretario de Estado de los EEUU, John Kerry, para que inste al Gobierno mexicano a anular todas las acusaciones contra ella.

Ve al nuevo sitio de la Red de la campaña en www.FreeNestora.org para actualizaciones, más antecedentes e información de cómo contribuir, en inglés y español. Por favor haz una donación para los gastos de esta campaña.

Contacta a Fred Hyde, miembro del comité de defensa de Nestora del noroeste, en fhyde@igc.org.

This article in English / Este artículo en inglés

Artículo relacionad: Michoacán, Guerrero … el pueblo armado y su derecho a hacerlo


Anuncio de FreeNestora.org — un nuevo sitio de la Red en inglés y español. Contiene noticias, videos y actividades del movimiento internacional para liberar a los miembros de la policía comunitaria indígena encarcelada en México.