VOCES DE COLOR
La educación pública está en juego: Lideres y falsos lideres batallan por la escuela secundaria Crenshaw
Yuisa Gimeno
volume:  
volume 34
issue 3
junio de 2013
imagestuff

Anita Parker, estudiante activista hablando a nombre de la Coalición Crenshaw Cougar durante una conferencia de prensa protestando el plan del distrito escolar de reconstituir la escuela Crenshaw. Foto: Karla Alegria

La escuela secundaria Crenshaw en el Sur de Los Angeles, integrado mayormente por estudiantes Afro-Americanos y Latinos, está al frente de una batalla nacional para preservar la educación pública. La escuela nació en los años 60 durante el Movimiento por los Derechos Civiles, cuando la comunidad luchaba por obtener una escuela secundaria en este vecindario. Crenshaw ha producido estudiantes del más alto calibre académico y atlético en Los Angeles, asi como la primera app de teléfono móbil creado por sus estudiantes. A pesar de estos logros, el Distrito Escolar Unificado de Los Angeles, (LAUSD) ha declarado la escuela un fracaso y está tratando de destruir su base comunitaria.

Las tácticas divisorias por parte del Distrito han dividido a muchos de los maestros y empleados, de las mujeres Afro-Americanas y Latinas que han defendido a Crenshaw por años. Lo que se necesita desesperadamente en este momento es una colaboración de principios entre trabajadores sindicales y la comunidad, para salvar este recurso vital comunitario.

Matar la escuela para salvarla. Crenshaw ha estado empobrecida de recursos por años y sacudida por una constante agitación — 33 cambios administrativos en 7 años. Naturalmente este abandono ha causado una baja en el número de estudiantes que se gradúan y en los resultados de exámenes. A pesar de esto, la escuela empezó la difícil tarea de recuperación, mayormente a través de una colaboración entre un director innovador, maestros y la Coalición Cougar de Crenshaw (CCC). La CCC es un grupo comunitario lidereado principalmente por madres de color, que tambien incluye algunos empleados, maestros y organizaciones comunitarias. Entre las innovaciones está el Modelo de Aprendizaje Extendido Cultural y la Academia de Justicia Social, que lograron la participación de estudiantes a través de una educación basada en la comunidad y con valores culturales relevantes. Crenshaw recibió el Premio Hoodie de 2012 por haber sido la mejor escuela secundaria, en una competencia nacional entre escuelas urbanas.

De repente en Octubre del año pasado, el superintendente de LAUSD, John Deasy, anunció planes para “reconstituir” la escuela en tres programas magnetos seleccionados arbitrariamente. En este proceso de reconstitución, los empleados y los maestros son obligados a solicitar sus empleos de nuevo y el resultado es que muchos son desplazados.

En Diciembre, el distrito tuvo una reunión sobre la reconstitución. Un grupo de padres enfurecidos, condenaron el plan porque prolongaría la desestabilización de la escuela, sacaría a maestros populares y eliminaría programas exitosos como el programa popular Gifted Magnet. Los estudiantes advirtieron que el proceso no ha mejorado el progreso académico en otras escuelas y de hecho, las condiciones han empeorado. Los padres no recibieron respuestas acerca del futuro para estudiantes de educación especial y para los que están aprendiendo Inglés.

Los padres lanzan una lucha. El CCC en el pasado había parado los asaltos a Crenshaw, dirigidos por el distrito escolar, como la amenaza de quitarle la acreditación académica y transferir a la fuerza a un maestro muy querido por sus estudiantes. La coalición recientemente revivida, invito a RW, FSP y otros grupos a que se unieran y se reunieron durante el descanso de invierno y semanalmente durante el año escolar para formular una estrategia.

Sus demandas incluían: recursos para el Modelo de Aprendizaje Extendido Cultural; no forzar a empleados y maestros a solicitar de nuevo sus empleos; proveer dinero para servicios sociales, consejeros que ayudan a estudiantes a ir a la universidad, programas de comportamiento positivo y participación de padres; y asegurar acceso, retención y equidad en las nuevas escuelas magneto para estudiantes inscritos en la actualidad y para futuros estudiantes.

Declararon estas demandas durante una conferencia de prensa, en líneas de piquete afuera de las oficinas centrales de LAUSD y durante la reunión de la mesa directiva del distrito en Enero. Pero a pesar del testimonio contundente en contra del plan por parte de miembros de la primera clase de graduados de 69, estudiantes, padres, maestros y grupos como Mujeres Radicales y la Campaña de Derechos Comunitarios, la mesa directiva de LAUSD votó a favor de reconstituir la escuela.

Fomentando divisiones. Las protestas encabezadas por CCC tenían el potencial de unificar a los maestros, empleados y los padres. El distrito quería mitigar el impacto del CCC cuando anunció las reuniones llamadas “Tomando Café Con El Director”, promovidas como oportunidades para colaborar con lo que ahora se llama “transformación”. LAUSD hizo una invitación para participar en paneles para entrevistar y seleccionar a los maestros. Esto hizo que la gente cayera en su juego, sin tener poder de cambiar el resultado.

Para empeorar la situación, el sindicato de maestros (UTLA) organizó una protesta que posteriormente canceló, para condenar la reconstitución. Los maestros, intimidados, dejaron de asistir a las reuniones del CCC. Durante una reunión organizada por el distrito, durante la cual los empleados iban a ser instruidos a solicitar de nuevo sus empleos, un representante del sindicato SEIU fue sacado de esta reunión, quien había sido invitado por estos empleados. La policía fue llamada a intervenir para no permitir que un padre participara en esa misma reunión.

El distrito había orquestado una división entre maestros y padres dejando a la comunidad dividida entre ellos mismos. La protesta pública desapareció, siendo reemplazada por reuniones fuera de la vista pública, donde las preocupaciones de la comunidad quedaron al margen. Algunos miembros de la CCC insistían que los paneles de entrevistadores eran solo para aparentar, y algunos permanecieron a regañadientes en ellos.

La coalición quedó fragmentada en tres campos. Los radicales y algunos padres que querían luchar públicamente. Otros padres, temerosos de las repercusiones en contra de sus hijos, optaron por “darle un chance al proceso”. Algunos líderes Afro-Americanos influyentes abogaron por participar en los paneles porque esta lucha era “acerca de los estudiantes, no de los maestros”. Pero los dos están íntimamente relacionados.

Esta verdad fue comprobada en Abril, cuando el distrito anunció los resultados de los paneles. Cerca de la mitad de los maestros fueron desplazados. De los 33 maestros rechazados, 27 eran maestros de color, 21 de ellos Afro-Americanos. Estos maestros tenían un promedio de 12 años de experiencia en la escuela. El Departamento de Educación Especial, el Modelo de Aprendizaje Extendido Cultural y la Academia de Justicia Social fueron desmantelados. La LAUSD hizo caso omiso de las demandas de re-abrir la biblioteca, contratar a una enfermera, reducir el tamaño de las clases y proveer terapistas y más consejeras.

Varios miembros de la CCC y los maestros desplazados expresaron su coraje durante uno de las reuniones de “Tomando Café Con El Director”. La madre líder Angie Parker declaro que “LAUSD está cometiendo homicidio educacional.” Pero la coalición estaba desunida en la decisión de continuar las protestas.

Y ahora que? La situación de Crenshaw es precaria. Para reencarrilar la lucha y subir la moral de sus miembros, la Coalición Cougar necesita resumir sus demandas y protestas públicas y reunirse con los estudiantes y empleados de la escuela. Necesita enfrentar los exámenes que el distrito escolar utiliza como una excusa para matar a la escuela, dejándola sin recursos, y exigir que los ricos y las corporaciones contribuyan con sus impuestos para pagar una educación pública, multicultural de calidad.

Los miembros de UTLA y SEIU necesitan presionar a sus sindicatos para que defiendan a sus miembros y a la escuela. Si la coalición reclama su orgullosa historia, puede aún ganar cambios positivos. Ninguna otra cosa puede lograr esto.

Yuisa Gimeno ha vivido en el Sur de Los Angeles por muchos años y representa a Mujeres Radicales en la CCC. Si quiere mandar comentarios sobre este artículo, favor de mandarlos a yuisa5379@yahoo.com.

Articulo traducido al español por Antonieta Gimeno.

This article in English / Este artículo en inglés