ELECCIONES 2016
La Izquierda de EEUU opina acerca de Bernie Sanders
Adrienne Weller
volume:  
volume 37
issue 3
June 2016
imagestuff

Simpatizantes de Bernie Sanders sostienen letreros en español e inglés en una manifestación de campaña en el Centro de Convenciones de Tucson en Tucson, Arizona. Foto: Mamta Popat / Arizona Daily Star

El fenómeno Bernie Sanders ha suscitado un intenso debate entre los partidos socialistas y la Izquierda acerca de a quién respaldar en las elecciones de 2016. El objetivo declarado es generalmente el mismo — construir un partido y movimiento que puedan dar voz a la clase obrera. Sin embargo, el camino para llegar allí varía ampliamente entre los grupos socialistas.

¿Es la negativa de apoyar a Sanders una postura sectaria, como cree Alternativa Socialista? ¿O ayudar a su campaña para la boleta del Partido Democrático significa el cruce de las divisiones de clase, como afirma el Partido de Libertad Socialista? ¿Qué pasa con el apoyo de la Izquierda para el Partido Verde o Hillary Clinton? ¿Cuál es la mejor manera de contrarrestar a Donald Trump, principal candidato republicano?

Lo que sigue en forma resumida es la perspectiva del Partido de Libertad Socialista (Freedom Socialist Party, o FSP) sobre Sanders y nuestra interpretación acerca de la postura de otros partidos socialistas que no cuentan con un candidato en la carrera.

Partido de Libertad Socialista

En un folleto distribuido en las manifestaciones recientes de Sanders, el FSP citó al famoso socialista Eugene V. Debs: “Los partidos republicano y demócrata ... son el sector político del sistema capitalista y las diferencias que surgen entre ellos están basadas en el botín y no en ningún principio.” El FSP insta a los votantes a rechazar la oferta presidencial de Sanders para la nominación del partido Demócrata — un partido con un liderazgo y una plataforma que es capitalista hasta la médula. Aunque Sanders se ha autodenominado, en ocasiones, socialista e independiente, su decisión de postularse como demócrata lo coloca de lleno en el ámbito del uno por ciento. Ningún político puede servir a dos amos cuando se trata de la lucha entre los jefes y el movimiento laboral.

Los antecedentes de Sanders confirman que prefiere acercarse a los demócratas y no alejarse de ellos. Sanders ha fomentado el apoyo a Hillary si él no gana la nominación del partido. Su cómoda relación con los demócratas se remonta a 1990, en un artículo del Informe de la Agenda Negra. Sanders llegó a un acuerdo — a cambio de una candidatura sin competencia de los grandes demócratas de Vermont, accedió a frustrar cualquier movimiento de terceros partidos. Este acuerdo pone de relieve un mayor problema en la candidatura de Sanders: sirve para mantener a los rebeldes y a los rebeldes potenciales en el abrazo sofocante del Partido Demócrata.

Aunque Sanders ha hecho llamados por muchas cosas buenas, como la educación superior gratuita, su permanente apoyo a las políticas militares del Partido Demócrata contradice esta promesa. En los repletos ejércitos de EE.UU. están atrapados los dólares de los impuestos, mientras que siembran la devastación en el extranjero. El respaldo por parte de Sanders a las guerras de Estados Unidos incluye haber votado dos veces en 1998 a favor de la intervención militar y las sanciones en Irak; el bombardeo de 1999 por parte de Estados Unidos y la OTAN sobre Yugoslavia; y la invasión de Afganistán en 2001.

Sanders también ha adoptado un enfoque nacionalista al criticar el TLC, el TPP y otros acuerdos comerciales. Protesta contra el daño a los trabajadores de Estados Unidos, pero no dice nada sobre la necesidad de la unidad internacional de la clase obrera para hacer frente a las corporaciones. En lugar de apoyar a Sanders, el Partido de Libertad Socialista insta a una protesta contra el sistema político y económico en quiebra por medio del voto socialista.

Organización Internacional Socialista (International Socialist Organization, o ISO)

La ISO critica abiertamente a los socialistas que apoyan la candidatura de Sanders para la nominación presidencial del Partido Demócrata. Busca alcanzar a sus seguidores, muchos de los cuales realmente quieren construir un movimiento socialista. La ISO también insta a la discusión entre los socialistas, y critica a Alternativa Socialista por encubrir el verdadero papel del Partido Demócrata como baluarte de la clase capitalista. Este grupo propone trabajar en frentes unidos y construir movimientos sociales de masas para conseguir el poder social y de clase.

Al citar a la revolucionaria alemana Rosa Luxemburg, la ISO señala que: “Las personas que se pronuncian a favor de la reforma legislativa en lugar y en contra de la conquista del poder político y de la revolución social no ... eligen un ... camino más tranquilo y más lento hacia la misma meta sino un objetivo diferente.” A pesar de este análisis, la Organización Internacional Socialista considera a la candidata del Partido Verde (GP) Jill Stein como una “verdadera candidata de la Izquierda.” Por desgracia, el Partido Verde ha declarado que su “plataforma no es vinculante para los candidatos de cualquier nivel.” Esta política ha permitido a los funcionarios del Gran Premio de Europa apoyar las guerras capitalistas. El FSP cree que el Partido Verde no es apto para representar a la clase obrera porque, como Sanders, no ve ninguna necesidad de sustituir al capitalismo.

Alternativa Socialista (Socialist Alternative, o SA)

Este partido apoya plenamente a Sanders, aun cuando critica acertadamente al Partido Demócrata controlado por las corporaciones al cual se unió. Además cree que otros socialistas que no respaldan a Sanders son sectarios pues él está recibiendo tanto apoyo. La idea es que a los demócratas se les puede arrebatar a Sanders, y que sus seguidores pueden constituir la base de un nuevo partido del 99 por ciento de las masas bajo su dirección. Con ese propósito, Alternativa Socialista ha organizado una petición instando a Sanders a que se postule como independiente si pierde la nominación demócrata. Sin embargo, el plan de Bernie es contar con sus esperanzados aficionados para que lo sigan cuando siga asociado con los demócratas.

Por desgracia, SA está ayudando a Sanders a darles a los demócratas una pseudo-cirugía estética que no merece. Especialmente decepcionante es el despilfarro de oportunidades para ayudar a construir un frente electoral anticapitalista unido después de la elección al Ayuntamiento de Seattle de la candidata de SA, Kshama Sawant como socialista declarada. Esa victoria se ganó, en parte, con la unidad y ayuda socialistas. En su lugar, Alternativa Socialista está buscando popularidad y votos mediante el apoyo a Sanders. Su objetivo declarado puede ser el de construir un partido obrero de masas; sin embargo, ha seguido este viejo camino antes, avalando a los liberales Ralph Nader y Jill Stein. Esto está hundiendo profundamente a SA en el pantano de la política electoral capitalista oportunista.

Partido Comunista de EE.UU (Communist Party USA, o CP)

El Partido Comunista apoya totalmente a la favorita del Partido Demócrata, Hillary Clinton, y pide una “alianza multi-clase.” Esto simplemente significa que la clase obrera debe subordinar sus intereses a la dirección del establecimiento corporativo que dirige el Partido Demócrata.

El CP ve a Sanders como una amenaza a la posibilidad de que Clinton gane la Casa Blanca, y le preocupa que pueda dividir el voto liberal. Para ellos el principal enemigo es Trump y el Partido Republicano. El FSP cree que votar por Clinton no evitará la amenaza racista de Trump. Los odios y la xenofobia que causa tienen su origen en el capitalismo. Guerras sin fin en el extranjero y contra los trabajadores de este país son políticas de la clase gobernante, que lleva a cabo cualquier partido que esté en el poder.

¡Votar socialista! Del mismo modo, votar por Bernie no detendrá la amenaza que representa Trump. Después de él, habrá otro “Trump”, como fue el caso de las apocalípticas candidaturas de Goldwater, Nixon, Reagan, etc. Ni Trump ni Bernie son “accidentes”. Son representaciones de la actual crisis del capitalismo, y la profundización de la polarización que está creando. Votar por cualquier candidato de los dos partidos capitalistas simplemente perpetúa el juego fraudulento y el sistema económico.

Los electores tendrán la oportunidad de emitir su voto de oposición al sistema injusto en 2016. El Partido de Libertad Socialista evaluará a los candidatos socialistas en el próximo número y en socialism.com. Mantente al tanto.

This article in English / Este artículo en inglés