Obreros haitianos ocuparon Ministerio de Trabajo dominicano
Hugo Cedeño
volume:  
volume 34
issue 2
abril de 2013
imagestuff

Los niños comen y juegan en el campamento. Foto: Hugo Cedeño

Hace una decada el empresario dominicano Rafael Emilio Alonzo Luna agarro una camioneta, se traslado a la frontera con la Republica de Haiti, monto a un centenar de trabajadores haitianos y los traslado a su finca para que se dedicaran a pelar cocos secos que luego serian vendidos en el mercado nacional. El recorrido fue de unos 300 kilometros.

Esta odisea se realizo bajo el amparo de las autoridades de ambas naciones que hacen del trasciego humano una negocio.

Como se imaginaran, dicho empresario, acumulo grandes fortunas en poco tiempo mientras sus trabajadores seguian en las mismas condiciones que llegaron.

Recientemente, para no pagarles sus prestaciones laborales, se declaro en quiebra y los tiro a las calles sin mediar ningun tipo de responsabilidad laboral aprovechando que los obreros son indocumentados.

Con el coraje que suelen tener los trabajadores cuando de reclamar sus derechos se trata, cargaron con sus familiares y se instalaron frente al Ministerio de Trabajo de la Republica Dominicana.

La accion hasta ahora nunca vista en dominicana, provoco que los principales Ministerios reaccionaran en su contra, sobre todo los funcionarios de Migracion que los amenazo con deportarlos por estar alterando el orden publico.

Cuatro semanas permanecieron en el lugar. Contra vientos y mareas. Soportamdo agua, sol, sereno y hambre.

Algunas ONGs se presentaron al lugar para aconsejarles que se retiraran. Los funcionarios de la Embajada de Haiti en dominicana enmudecieron. Los burocratas sindicales se presentaron con la prensa para decir que la presencia de los trabajadores en la zona creaba un problema social y sanitario, mientras los del Instituto Internacional de Migracion, enviados por la ONU, llegaron cargados de promesas hasta lograr convencer a los trabajadores que levantaran el campamento. Asi lo hicieron.

Montados en busses como bestias, fueron llevados a 30 kilometros de la ciudad capital, siendo alojados en una estacionamiento de autos que ofrecio un hermano del abogado que les asiste juridicamente.

Ahi esperan hasta que el Tribunal de Trabajo se pronuncie el 21 de marzo con dudas de que dictamine a su favor.

LA SOLIDARIDAD NO SE MENDIGA. ES UN DEBER DE TODO REVOLUCIONARIO.

Los trabajadores haitianos no han contado con el apoyo de organizaciones que se dicen representantes de la clase obrera. Ni siquiera de la izquierda dominicana y haitiana. Pesa mas el macionalismo y la perdida de la tradicion obrera que el compromiso de clase.

Desde el Nucleo por un Partido Obrero Revolucionario Internacionalista (NUPORI) estamos haciendo lo que el deber militante exige.

Hacemos acto de solidaridad con los trabajadores desde que nos enteramos de su valiente determinacion.

Solicitando apoyo, les hemos estando entregando alimentos, aguas, medicamentos, productos de limpieza, colcha y carpas, al mismo tiempo que denunciamos al patron y las autoridades de ambos paises y mantenemos el lllamado a la solidaridad consecuente de aquellos que se dicen representantes de la clase trabajadora.

Los obreros agradecen los aportes hechos llegar por los camaradas del Freedom Socialits Party, del Partido Obrero Socialista de Mexico y amigos solidarios.

A pesar de las dificultades, siguen en pie de lucha dejando una gran leccion para todos los trabajadores de dominicana, Haiti y el mundo, y es la necesidad de nuevos instrumentos sindicales y politicos nacionales e internnacionales que levanten las tradiciones de lucha de la clase obrera mundial para poder derrotar al capitamismo y sobre sus ruinas constuir el socialismo con un regimen politico de democracia obrera.

Este artículo en inglés / This article in English