share

August 2014

Desde Ferguson a Los Angeles

¡Desmilitarización de los policías y su puesta en funcionamiento bajo control de la comunidad!

dont shoot

La militarización masiva de las fuerzas policiales ha intensificado la mentalidad racista entre los policías estadounidenses, a la vez que desproporcionada e impunemente matan jóvenes afroamericanos. Entre sus últimas victimas esta Michael Brown, un joven de 18 años, estudiante universitario residente de Ferguson, Missouri, un barrio pobre, segregado habitado por la comunidad negra de St. Louis que vive bajo la opresión del gobierno blanco y la fuerza policial.

¿El crimen cometido por Michael? Ser negro. Para hacer aun mas notable la injusticia y el linchamiento de una juventud desarmada, la fuerza policial arroja tanques, gas lacrimógeno, balas de goma, y armamento militar en el intento de frenar las manifestaciones justificadas que están surgiendo. Evocando imágenes del sureño Jim Crow, la policía soltó perros a los protestantes. encarcelaron a periodistas y declararon la zona no habilitada para el vuelo de helicópteros para que los medios de comunicación no puedan filmar el ultraje. Protestantes respondieron con carteles diciendo ''Soy un hombre'' y ''Soy una mujer'' tales como aquellos mostrados por los trabajadores de sanidad en Memphis durante 1968.Los valientes protestantes de Ferguson, rodeados por abrumadoras fuerzas policiales, no necesitan al Presidente Obama diciéndoles que no griten. Necesitan que el tome acción para acabar con esta masiva militarización de la fuerza policial responsable de la trágica muerte de Michael Brown y que finalmente rindan cuentas por lo sucedido.

Guerra contra la comunidad de color
El ultraje ocurriendo en la comunidad de Ferguson a comenzado una protesta nacional sobre el abuso de la policía militarizada y sus técnicas propias de la Gestapo. The Huffington Post reporta que bajo la presidencia de Obama, 80.000 redadas del equipo SWAT ocurrieron solamente durante el año 2013.

El departamento de seguridad nacional (Homeland security) invirtió $ 34,000,000,000 en armamento y vestimaneta para el departamento de policía, con diez mil metralletas, cientos de autos y aviones blindados y otros excesos de nivel militar. Estas armas fueron utilizadas para matar, crear zonas de guerra, aterrorizar comunidades enteras, y encarcelar siete veces mas a jóvenes negros que hombres blancos. Ferguson es el barrio mas reciente en saber lo que es realmente una zona de guerra en el Estado.

Trágicamente, cientos de Michael Brown son asesinados por la policía cada año. En julio, Eric Garner murió en un apriete policial en Staten Island, Nueva York. El 11 de Agosto en Los Angeles, Ezell Ford un joven de 25 años recibió tres tiros en la espalda, a pesar de que, como explica su madre el estaba acostado en el suelo cooperando con las ordenes de la policía. Otros casos como el de Florida Marissa Alexander, una mujer negra amenazada con una sentencia de 60 años en prisión por disparar un arma en defensa propia, ayuda a demostrar el disparejo trato que reciben las personas de color en el sistema judicial.

Como dice con Yuisa Gimeno, residente del sur de Los Angeles y organizadora de Mujeres Radicales en contra de la brutalidad políciaca (Radical woman against police brutality), ''Sentimos que tenemos la mira policial en nuestras espaldas porque somos pobres, inmigrantes, transgénero o personas de color. Desde L.A hasta St. Louis y Nueva York, estamos mas que cansados de policías jugando la ruleta racista con nuestras vidas''. Gimeno llama a una junta civil electa con el poder de contratar, despedir y disciplinar a la policía.

¿Por qué el terrorismo policial está aumentando gradualmente?
Así como el sistema económico se enfrenta a una cada vez mas profunda crisis, el capitalismo se apoya más y más en dividir y conquistar.

Los patrones necesitan un ejercito de desempleados o encarcelados para poder ser usados a modo de chivo expiatorio de los males sufridos por la población general. Emily Woo Yamasaki, una activista del Freedom Socialist Party (FSP) en Harlem, dice que el departamento de policía de Nueva York (NYPD) hizo allanamientos en múltiples proyectos de vivienda y que el arresto masivo que ocurrio este pasado junio en Harlem fue llevado a cabo como una invasión militar, aterrorizando y brutalizando a residentes de todas las edades.

Ella relaciona los allanamientos con los intentos de la ciudad de privatizar las vivienda publicas y la encarcelación en masa, que tiene como objetivo destrozar la resistencia a un sistema injusto al mismo tiempo que incrementa las ganancias de las prisiones privadas. Hombres negros y marrones son los nuevos ''terroristas'', los inmigrantes ''roban los empleos'' y los sindicalistas son ''matones''.

Estas mentiras alimentan los continuos ataques a los estándares de vida de todos por parte de los patrones.

La juventud de color es la mas afectada por la tasa de desempleo y el ciclo vicioso de la pobreza a la prisión y su ida y vuelta. El sistema no está ''funcionando mal'', como muchos afirman, sino que capitalismo está trabajando exactamente como se supone que lo haga. El capitalismo solo ve una manera de salir de la crisis económica: reducir salarios y eliminar la seguridad social y es por esto que debe sofocar protestas tales como las de Ferguson con el fin de continuar con su sistema.

¡Es la hora de la acción unitaria!
Hay que exigir el fin de la violencia de la policía en Ferguson. Los habitantes no necesitan un incremento en la militarización de la Seguridad Nacional, necesitan justicia económica y construir un movimiento que pelee por sus necesidades inmediatas, tanto como trabajos, educación y control comunitario de la policía. Pero no sólo eso.­

Tenemos que unirnos para reemplazar el tan alabado e intolerante sistema capitalista, que nos empuja a las dificultades y quiere privar a las masas de un mundo socialista con riqueza compartida y la igualdad para todas las razas y clases oprimidas. Traducido por Clara Crusizio